Estando pendiente siempre de lo que pasa con las marcas en general, he notado que marcas líderes en el mercado han estado optando por renovar su imagen, pero unas han tenido menos éxito que otras en rebranding, incluso algunos intentos han terminado en total desastre.

¿Qué factores determinan el éxito o fracaso en una renovación de imagen? ¿Será que las marcas se están dejando llevar por la emoción de las tendencias? ¿Por qué creerían necesario un rebranding? ¿Cuáles son las mejores prácticas?

Al tener todas estas dudas invadiéndome, decidí tomar por asalto a mi compañero de trabajo y buen amigo, Juan Francisco Tijero. Eso es, me dije. ¿Quién mejor que un especialista en diseño y experto en marcas, cuyo día laboral consiste en proyectar la mejor imagen de cada empresa, para que me ayude a resolver estas inquietudes?

Tienen que saber todo lo que me contó…

 

--¿Tijerino?

--¿Sí?

--¿Porqué una empresa que ha tenido éxito por años, pensaría en la posibilidad de hacer rebranding?

Toma un sorbo de café, sonríe, me mira y responde:

Tomando en cuenta que no hiciste previa cita, te voy a contestar que depende. Depende de cada empresa y su giro de negocio, pero me caes bien y por eso te voy a mencionar los más comunes:

 
 

Cuando han diversificado sus productos o servicios

 

Si la empresa lleva muchos años en el mercado seguramente ha expandido el catálogo de servicios o productos, entonces renovar el logo se vuelve imprescindible porque el anterior ya no reúne todas las actividades de la empresa.

Se tiene que buscar una buena manera para que la audiencia conozca que la marca puede resolver mayores demandas y está al día con las tendencias del consumidor, para darte un ejemplo está Instagram, la aplicación se actualizó, añadió nuevas opciones y tenía que comunicar al usuario su diversificación.

Si este es el caso es aconsejable realizar una repromoción de los nuevos atributos, haciendo renacer la marca porque ahora es y debe verse más sólida en el mercado.

 

Porque perdieron relevancia entre la competencia

 

Es probable que la marca haya perdido brillo ante una avalancha grande de competidores que posiblemente comparten el mismo rubro.

Cuando se encuentra una fortaleza distintiva es buena estrategia convertirla en una propuesta de valor, que es imprescindible hacer notar para ser el caramelo que destaca entre miles.

Ante estas situaciones es importante  investigar a la competencia, pero sobre todo realizar un estudio entre los compradores para detectar el motivo por el cual ellos prefieren la marca.

¡Aquí no hay que tener miedo de romper el molde y evitar el cliché en el logo!

 
 

Es probable que los clientes hayan cambiado

 

Anteriormente te decía que el mercado adquiere nuevas demandas y es probable que ciertos productos ya no satisfacen estas nuevas necesidades, entonces las marcas tienen que reinventarse, cuando ya han decidido abrirse a nuevos horizontes, su imagen debe rejuvenecerse y enfocarse de manera más inteligente a estos nuevos consumidores.

 

Proyectaron mal la imagen desde el inicio

 

Otra de las razones y pasa más a menudo de lo que te imaginás, es que ciertas organizaciones hayan realizado un mal trabajo en el diseño de la imagen desde el inicio, suele pasar con muchas empresas y eso quieras o no, perjudica la experiencia de los clientes y genera críticas que pueden dañar seriamente la imagen de la compañía.

¿Qué se hace ente caso? Bajo el principio de que el cliente casi siempre tiene la razón, lo mejor es renovar la imagen para dar una nueva cara que limpie el daño, pero ojo, esto debe ir acompañado con el compromiso de corregir los errores del pasado y hacer saber que la compañía enfoca sus esfuerzos en brindar una experiencia positiva.

 

Si una empresa identifica cualquiera de estas opciones para hacer rebranding ¿Cuáles son tus recomendaciones?

 

Si han decidido dar el paso, es importante que se asesoraren de un experto en branding para que el paso sea lo más seguro posible, uno debe aprender a darle a su marca el valor que merece.

Dicho esto, las demás recomendaciones son generales y aplicables a todos los casos:

  1. Enfocarse: no hay que alejarse del propósito central, si no estás claro del objetivo empiezas en un camino y terminas en uno totalmente distinto.
  2. Ser simple: hay quienes quieren hacer diseños de otro planeta para satisfacer el ego, cuando lo realmente complejo es comunicar un mensaje concreto con un diseño simple y fácil de digerir.
  3. Unificar: si vas a renovar tu imagen, debe ser unificada en todas las plataformas incluso en la web, en el menor tiempo posible para evitar confusiones.

El branding es una de las estrategias más importantes de la marca, porque comunica la imagen y comportamiento que representa la organización para diferenciarse de su competencia y posicionarse ante su público meta.

Con los años posiblemente las marcas han predicado bajo el mismo concepto y servido para impulsar de forma efectiva sus servicios y productos, pero día a día surgen nuevos retos ya sea porque el mercado va teniendo nuevas demandas o porque la tecnología les exige actualizarce para no quedar obsoletos, en estos casos no hay que tener miedo de renovarse y seguir conectando con el consumidor.

 
 
 

Suscribirse

Notas relacionadas

¿Qué es Inbound Marketing?
¿Por qué su página web necesita contar con un blog?
Lenguaje para la web: tuteo, ustedeo o voseo

San José, Costa Rica

Oficentro La Sabana piso 7

Calle del Golf, Sabana Sur

(+506) 4000-3599

Ciudad de México, México

Artz Pedregal 3720,

Jardines del Pedregal

(+52) 55-4170-8037

Bogotá, Colombia

Calle 93 #19-55

Chicó Norte

(+57) 1-5800223

Ciudad Panamá, Panamá

CE Av Paseo del Mar,

Torre Morgan, piso 12

(+507) 851-0977

San Carlos, Costa Rica

25m sur McDonalds CQ

Av principal Plaza Boreal

(+506) 2461-3333

Managua, Nicaragua

Plaza Familiar 300m al sur

Residencial Alameda

(+505) 2223-5330

¿Listo para despegar?